Menu Español General DX Info Menu Main Menu What's New Best of this Site

Un Paraíso para los
Cazadores de la Onda Media

Por Henrik Klemetz

Esta historia fue publicada originalmente en la revista Radio World Internacional

----------------
--------------

Se llama Lemmenjoki y es una población, en el extremo norte de Finlandia, habitada por 15 familias de lapones que viven de la cría de renos. Si no fuera por los buscadores de oro y los rastreadores de la onda media este pueblo sería un pueblo totalmente desconocido. Los buscadores de oro vienen a lavar oro en el río durante la breve época estival, de junio a agosto, cuando brilla el sol de media noche.

Más tarde, durante el otoño y el invierno, y ya al abrigo de la noche perenne y las cortinas verdes y rojas de la aurora boreal, vienen los intrépidos expedicionarios de la radio a ver qué granos de oro pueden sonsacar de la onda media.

Es que Lemmenjoki, de unos 15 años a esta parte, se ha ido convirtiendo en la Meca de los radioaficionados de la onda media. De septiembre a marzo, vienen de dos en dos, los DXistas a pasar una quincena en una rudimentaria cabaña, una de las pocas que quedaron en pie despues de la segunda guerra mundial. Los atrae la perspectiva de recepcionar ya sean emisoras de 40 Watios del Canadá, ya sean de 100 Watios de países como el Japón o el Brasil.

"Era en 1972 que pensé que había que buscar algún sitito en el norte del país para captar mejor Norteamérica en onda media", dijo Esa J. Hänninen, quien vive en Helsinki, la sureña capital de Finlandia. "Junto con mi hermano Hannu y el veterano DXista Hannu Niilekselä hicimos experimentos con antenas largas en Laponia. En 1975, fuimos a Kevo, una estación de investigación de la Universidad de Turku. Allí con una antena de 1000 metros extendido sobre el hielo del río, escuché por vez primera emisoras de Hawaii en onda media".

Siguiendo en su búsqueda de un lugar apropiado, Hänninen, en el año 1981, finalmente llegó al poblado de Lemmenjoki en la parte septentrional del país, al norte del Círculo Polar Artico. Allí, al lado de un gran lago, había una casa abandonada, pero provista de electricidad. Era una vieja cabaña de madera, una de las pocas que habían quedado en pie luego de la segunda guerra mundial. Aquí existían las condiciones idóneas para la erección de un conjunto de antenas consistente en nada menos que 16 antenas de tipo Beverage, cada una de 1000 metros de largo.

"Entre un grupo de nueve DXistas compramos el alambre de cobre y colocamos en forma permanente las 8 primeras antenas, todas dirigidas a América del Norte," dijo Hänninen. Había que colocar el hilo entre las ramas de los árboles, a una altura superior a dos metros para evitar que las manadas de los renos, con sus imponentes cornamentas, rompieran las antenas.

Unidas al receptor por medio de un balún, las antenas llevan en el otro extremo un acople a tierra mediante una resistencia de unos 500 Ohmios. Así se obtiene para la onda media una direccionalidad casi perfecta en el sentido longitudinal de la antena. Mediante la correcta orientación de las antenas también se puede atenuar, aunque no evitar del todo, la interferencia de las emisoras europeas y del Oriente medio que operan, algunas de ellas con potencias de varios cientos de kW.

En la oscuridad de la noche invernal, con temperaturas de 30 grados bajo cero, el chequeo de las antenas es un trabajo necesario pero muy ingrato. "Algunos años conseguimos que por medio de una motonieve nos hagan pistas por debajo de las antenas. Si no, hay que caminar a pie, o en esquís, con una linterna en la mano, en la nieve que muchas veces llega a un metro de espesor", dijo Jan-Erik Österholm, otro asiduo visitante a Lemmenjoki.

Todos los expedicionarios dan fe de la extraordinaria selectividad de las antenas. "Durante la expedición de enero de 1998, una mañana a las 0300 horas UTC, en la frecuencia de 1470 kHz, capté con la antena dirigida a La Plata la emisora brasileña Rádio Ingazeira, de Paulistana, Piauí mientras que con una antena orientada a 297 grados no se escuchó sino Radio Vibración, de Carúpano, en Venezuela. Cambiando a otra antena más, a una de 312 grados, escuché KWSL, de Sioux City, en el estado de Iowa, en EE. UU., y con una de 335 grados, CJVB, desde Vancouver, en Canadá. Todas estas emisoras se escucharon clarito y sin interferencia", dijo Österholm, quien en enero último estuvo en Lemmenjoki por quinta vez.

Los receptores que se usan son casi todos de la marca Japan Radio Co., modelos como NRD515, 525 y 535, pero también se usan receptores AOR7030 y otros. "Traemos también un Sony 2001D pero no lo usamos sino para rastrear las interferencias de tipo local que de vez en cuando puede darse", dijo Österholm. En más de una ocasión ha sido necesario recurrir a este receptor para descubrir el origen de "trilladoras" que pueden aparecer en determinadas frecuencias de la onda media.

"En una ocasión la interferencia provenía de la sábana electrica de la propietaria de la cabaña, una señora de 77 años, pero esta vez se trataba de un contacto deficiente en el interior de una lámpara de la mesa de noche de ella, un regalo que le habían traído unos turistas italianos".

Aunque la cabaña da para más, se reduce el numero de visitantes a dos para que cada uno pueda disponer de siquiera ocho antenas en todas las direcciónes interesantes. Hasta la fecha se han realizado más de120 expediciones a este remoto lugar en el Artico finlandés.

Las ondas medias, en la gama de 520 a 1700 kHz, pueden propagarse lejos siempre cuando el camino entre el transmisor y el receptor se halle en tiniebla o en oscuridad. A mediados de junio, cuando el sol siempre se halla por encima del horizonte, no se capta prácticamente nada en onda media. En cambio, desde octubre hasta febrero, se invierte la situación en una forma más que dramática, pues viene a ser posible a captar emisoras de larga distancia que se hallan a lo largo de la línea del amanecer o anochecer, lo que para los entendidos se llama "greyline DXing".

Además, cada 11 años, coincidiendo con los mínimos de la actividad solar, se presentan condiciones de propagación absolutamente excepcionales. Así, durante la última temporada, se han captado emisoras de todos los continentes, incluyendo Australia, Nueva Zelanda y diversas islas del Pacífico.

Para muchos DXistas que viajan a Lemmenjoki, algo de lo más apetecido consiste en captar emisoras norteamericanas de transmisión restringida a las horas diurnas por ejemplo cuando éstas abren sus emisiones o cuando las cierran. Para el veterano DXista Hannu Tikkanen sigue siendo tan excitante como siempre el pasar una quincena en la cabaña del norte. "No me importa que haya pasado 34 semanas de mi vida allí, pues no hay nada como el captar alguna de las pequeñas retransmisoras de 40 Watios de la CBC en el norte de Canadá. En diciembre del año pasado capté bellezas como CBAK Aklavik, 540, CBIA Gjoa Haven 640, CBQI Ft Norman 920 y otras."

Tikkanen posee verificaciones de 1100 emisoras de América del Norte y 600 de Asia. Entre sus más preciadas captaciones menciona algunas pequeñas emisoras norteamericanas de operación diurna como por ejemplo WKNX Frankenmuth MI 1210, WNTN Newton MA, WEVR River Falls WI y WXVA Charles Town WV, las tres en 1550, KABI Abilene KS 1560 así como KZIA Albuquerque NM 1580 kHz.

Hannu Niilekselä, es uno de los pioneros de Lemmenjoki. Para él, la temporada pasada, de septiembre 1997 a febrero 1998, fue la mejor en los 30 años que lleva haciendo DXismo. "En diciembre entraron durante varios días consecutivos emisoras diurnas de EE. UU.en horarios de una o dos horas antes del anochecer de ellos. Así, en 1530 kHz, una frecuencia en Europa plagada por el transmisor de 300/600 kW de la Radio Vaticano y en Estados Unidos ocupada por potentes emisoras como WSAI y KFBK, logré captar durante dos días consecutivos la pequeña emisora diurna KCLR, de Ralls, Texas."

Niilekselä recuerda un episodio curioso de una de sus expediciones. Como participante en una conferencia internacional en Cancún, México, en septiembre de 1996, tuvo tiempo de descansar un poco en la playa al tiempo que se deleitaba escuchando una emisora llamada Radio Pirata, XEQOO, en los 1050 kHz. Aunque decía transmitir con 35 kW, no figuraba por aquel entonces en ninguno de los listados de frecuencias internacionales que utilizan los DXistas y que sirven de base para la identificación de las emisoras.

Un mes más tarde, de regreso a Finlandia, y participando en una expedición a Lemmenjoki, Hannu decidió chequear la frecuencia de los 1050. No había sino las habituales emisoras de EE. UU. y Canadá, pero en los 940 entró la mexicana XEQ y en alguna otra también Cuba, de manera que decidió quedarse pegado a 1050 a ver qué pasaba. No tuvo que esperar más que 30 minutos. "No hacía falta siquiera esperar la identificación, pues por su formato tan particular ya sabía que era esa", dijo Niilekselä. "Pero a los 10 minutos vino también la identificación. Me calentó el corazón como si ya estuviera nuevamente en la playa de Cancún. La reporté y me contestaron enviándome su QSL dos meses más tarde".

----------------
--------------

Read the this article in English.

Henrik Klemetz es un periodista independiente que escribe desde Suecia.
Esta historia ha sido puesto en esta sitio WWW con el permiso del autor.

------------------------------

This website is maintained by Don Moore,
Association of North American Radio Clubs
DXer of the Year for 1995
.

My Address Is In This Graphic