Menu Español Bolivia Menu Main Menu What's New Best of this Site Radio History

Radio Andes,
una emisora sindicalista de Bolivia

Por Henrik Klemetz

Esta historia fue publicada originalmente en la revista Radio World Internacional

------------------------------

"El cólera es una forma de diarrea que puede matar en pocas horas. [Música]. La forma de cuidad y evitarlo es muy fácil: solo la higiene en los alimentos puede protegernos de ese mal. [Música]. Para ello se debe lavar los alimentos y lavarse las manos después de ir al baño, comer alimentos bien cocidos y, por último, evitar que las moscas contaminen. [Música]. Es un mensaje del Hospital José Eduardo Pérez. PFS, Programa de Fortalecimiento de Salud".

Este aviso de interés público se oye en repetidas ocasiones durante el día a través de la onda corta de los 4777.7 kHz de Radio Andes, una emisora que transmite para la población indígena de la región suroccidental de Bolivia. La emisora es propiedad de la Federación Regional Unica de Trabajadores del Altiplano Sud, FRUCTAS. En el aire desde hace un año, Radio Andes es el resultado de un esfuerzo conjunto entre los trabajadores indígenas del altiplano y la ayuda obrera de Suiza, según explicó el secretario permanente del Sindicato, Francisco Quisbert.

En Bolivia, la radio se ha convertido en un vehículo importante de comunicación para la población indígena que muchas veces no sabe leer ni escribir. En muchas zonas deprimidas del país han surgido emisoras voceros de organizaciones sindicales. Algunas de entre ellas, Radio Pío XII, por ejemplo, se han convertido, para muchos, en sinónimos de emisoras opositoras al gobierno por haber defendido en varias ocasiones la política sindical minera en contra de la política del gobierno nacional.

La zona alrededor del Salar de Uyuni en el sudoccidente de Bolivia es una de las más pobres a la vez que más singulares del país. En el libro South American Handbook, muy utilizado por turistas europeos y norteamericanos, un lector inglés escribe:

"When it still has water in it (up to 4 or possibly 6 inches), being in the middle of the Salar de Uyuni is like being an ant on a gigantic mirror. The blue sky merges into the blue water, the islands are perfectly reflected and since there is no horizon they appear suspended in space. Some aras may be dry, in which case the salt crust is as blinding-white and featureless as the most perfect snowfield".
("De encontrarse en el Salar de Uyuni, y si en el Salar aún hay agua [hasta 10 o 15 centímetros] uno se percibe como una hormiga en un espejo gigantesco. El cielo azul se pierde en el agua azul, las islas reflejándose en él, y ya que no hay horizonte parecieran suspendidas en el espacio. Algunas areas pueden estar secas, en cuyo caso la corteza salina aparece de un blanco enceguecedor y carente de contorno, precisamente como si fuera un campo nevado").

En un folleto informativo publicado por Radio Andes, se dice que la zona del Salar se encuentra "totalmente desatendida y marginada por las autoridades nacionales", y que el trabajo de crear y organizar sindicatos se inició ya a mediados de los años 80.

Desde el comienzo se pensó en tener una radio propia. Las razones eran múltiples: por el aislamiento geográfico de la zona, por la ubicación tan dispersa de las familias y por los pocos caminos existentes la radio sería un medio de comunicación importante, especialmente si las emisiones se hicieran principalmente en el idioma indígena, en quechua.

Uno de los principales objetivos de la emisora es el de unificar o amalgamar el campesinado desde el punto de vista cultural ("estamos perdiendo el uso del idioma y de nuestras costumbre ancestrales", dice el folleto de Radio Andes). Otro tema muy importante consiste en informar diariamente a los indígenas sobre el desarrollo de los precios de los productos agrícolas que venden.

La zona del Altiplano Sud la forman las provincias de Antonio Quijarro, Nor Lípez, Daniel Campos, Enrique Baldivieso y Sud Lípez, cuyas primeras letras, ANDES, compondría el nombre de la emisora. Por lo extenso de la zona, se pensaba en un transmisor de 1 kW de onda corta, capaz de cubrir un perímetro de 200 km de la ciudad de Uyuni. Pero ¿cómo llenar el horario con programación adecuada si no había personal formada en el trabajo radiofónico? Y ¿cómo se financiaría el proyecto?

Pues con ayuda financiera suiza, el proyecto arrancó con un presupuesto inicial de 18 705 dólares: 3 equipos de radio-comunicación (transceptores) 3 390 $, cabina de grabación 6 425 $, personal técnico 6 330 $ y materiales (casetes, pilas, etc.) 2 560 $. Una vez esté funcionando el personal - asesorado por los colegas de Radio Nacional Huanuni, otra emisora minera boliviana - ya se podía pensar en la compra de un transmisor y una antena. Con todo esto, el presupuesto por el primer trienio se elevaba a 103 466 dólares.

Para poder hacer uso de la ayuda del exterior, el sindicato boliviano tenía primero que poner una cuarta parte del dinero, o sea unos 25 000 dólares. Esto se hizo con aportes de 5 bolivianos (1 dólar) por familia, y es esta la explicación del llamado que periódicamente se oye por la radio:

"Compañero, compañera: Su aporte de los 5 bolivianos para la radio es muy importante. De su apoyo dependerá el futuro de nuestra radio".

------------------------------

Henrik Klemetz es un periodista independiente que escribe desde Suecia.
Esta historia ha sido puesto en esta sitio WWW con el permiso del autor.

------------------------------

This website is maintained by Don Moore,
Association of North American Radio Clubs
DXer of the Year for 1995
.

My Address Is In This Graphic